La otra epidemia: cómo el coronavirus está agravando la crisis de los opiáceos

Sociedad - España
Lectura

Mientras la pandemia acelera las cifras de sobredosis, los científicos se embarcaron en una carrera contrarreloj para detener la adicción desde su fuente: el cerebro

 

 

 

Las adicciones se han cobrado 750.000 vidas desde 1999, según los Centros de Control de Enfermedades. Este año, los acontecimientos relacionados con COVID-19 fueron letales: en los últimos tres o cuatro meses, las muertes por sobredosis han aumentado en EEUU en casi un 15 por ciento, explicó a Newsweek Shawn Ryan, presidente de la promoción legislativa de la Sociedad Americana de Medicina de Adicción.

Ryan también es presidente y director médico de BrightView Health, una red de tratamiento de 20 sitios en Ohio y Kentucky, considerada durante mucho tiempo la “zona cero” de la devastadora epidemia de opiáceos de los EEUU. En lo que va del año, las muertes por sobredosis en los condados donde se encuentran sus centros han aumentado más del 25 por ciento, alerta. “Si escribes una lista de cosas que empeorarán la salud mental y la adicción en la sociedad o en una comunidad”, dice Ryan al prestigioso medio norteamericano, “el COVID causó casi todas ellas -aislamiento social, inestabilidad económica, interrupción del transporte y dificultades para obtener apoyo, ansiedad relacionada con el aislamiento social- todo lo que empeoraría nuestra crisis de salud mental y adicción”.

 

En este contexto, hay una necesidad desesperada de nuevas armas para luchar por las vidas de los 494.000 estadounidenses mayores de 12 años que son consumidores habituales de heroína, los 15 millones de estadounidenses que abusan regularmente de los medicamentos de venta con receta, los 774.000 estadounidenses que consumen metanfetaminas con regularidad y los 5 millones de estadounidenses que consumen cocaína con regularidad. A medida que las grandes farmacéuticas han elaborado opiáceos cada vez más potentes y que los cárteles de la droga han tratado de explotar estos avances para ganar más dinero, los científicos y los defensores de la salud pública se han apresurado a elaborar medidas de lucha contra la adicción y para salvar vidas.

Durante un breve período, parecieron estar haciendo verdaderos progresos. Según detalla en su investigación Adam Piore, en 2018, las muertes por drogas en los EEUU disminuyeron por primera vez en 25 años. “Lamentablemente, esos avances han resultado ser fugaces”, dice. Es que el mes pasado, los CDC informaron que casi 72.000 estadounidenses, o 197 personas al día, murieron por sobredosis de drogas en 2019, un aumento del 5 por ciento con respecto a 2018 y un nuevo récord, según las cifras publicadas el mes pasado por los CDC. “Habíamos empezado a ver algunos giros bastante positivos de los acontecimientos y parecía que finalmente habíamos llegado a la cima de esta terrible montaña de sobredosis de drogas y muertes”, dice Ryan. “El problema era que aún no habíamos llegado hasta abajo”.

Hay un factor adicional a la pandemia que impulsa el resurgimiento de la crisis de sobredosis: la decisión de los cárteles de la droga mexicanos de mezclar mortales adulterantes opiáceos sintéticos en el suministro de drogas. Aunque el fentanilo estaba presente de vez en cuando a principios de la década de 2000, en los últimos años se ha convertido en un ingrediente básico. El efecto ha sido devastador. El fentanilo es más de 50 veces más fuerte que la heroína. Es casi imposible para el usuario de la calle medir su potencia. Ryan estima que el 90 por ciento de los pacientes que trata por desórdenes opiáceos hoy en día han usado fentanyl.

Mezclar fentanyl, o incluso venderlo directamente, puede ser lucrativo. Un kilogramo de heroína puede producir 10.000 dosis; un kilogramo de fentanilo, según los analistas, producirá 500.000. “Sin embargo, hasta hace poco tiempo la producción de los precursores de la droga se limitaba a un puñado de laboratorios, la mayoría de los cuales las autoridades de represión de los Estados Unidos, en colaboración con sus homólogos mexicanos, podían identificar y eliminar. En los últimos años han surgido laboratorios en China para abastecer el mercado de América del Norte, lo que hace difícil que las autoridades de represión de los Estados Unidos desalienten la producción”, explica Newsweek.

“Tenemos mucha menos capacidad para ir a China y decir: ‘Oye, sabemos que tienes a un químico produciendo algo que está matando a los estadounidenses, cuídalo’”, dice Jonathan Caulkins, experto en fentanilo y profesor de la Universidad Carnegie Mellon, que fue coautor de un Informe del Instituto Brookings sobre la epidemia de opiáceos publicado en junio. “Ahora hay un número ilimitado de personas que son capaces de hacer ese tipo de química”, dice.

El fentanilo tampoco es el único adulterado que aparece en el suministro de drogas. En los últimos años ha empezado a aparecer en la mezcla una droga aún más potente llamada carfentanil o carfentanilo. Un tranquilizante para animales que es 100 veces más potente que el fentanilo, la droga se utiliza a veces para incapacitar a los elefantes. En 2016 el fentanilo por sí solo mató a más de 1.000 personas en Ohio. Un lote de heroína mal mezclada cortada con carfentanil fue responsable de 174 sobredosis en un solo período de seis días (en comparación con un promedio semanal de aproximadamente 28).

En los últimos años han surgido laboratorios en China para abastecer el mercado de América del Norte

En los últimos años han surgido laboratorios en China para abastecer el mercado de América del Norte

Como si eso no fuera suficiente, explica la revista, los cárteles también han inundado el mercado estadounidense con nuevas formas de metanfetamina extremadamente potentes. “Algo que ha estado claro durante décadas es que cuando la potencia sube y el precio baja, mueren más personas adictas”, dice Andrew Kolodny, fundador y director ejecutivo de Physicians for Responsible Opioid Prescriptioning (PROP), y director médico de investigación de políticas sobre opiáceos en la Escuela Heller de Política Social y Gestión de la Universidad de Brandeis. “Lo contrario también es cierto, cuando el precio sube y la potencia baja, eso podría hacer que más personas adictas busquen tratamiento, porque comienzan a quedarse sin recursos”.

Kolodny atribuye el aumento de las muertes por drogas en 2019 a un incremento tanto de la potencia de las drogas que los individuos están consumiendo como a la caída de su precio. Y sospecha que esos factores también pueden estar jugando un papel en el aumento de muertes que estamos viendo en el tiempo de COVID-19.

“Con el tráfico fronterizo disminuyendo a un goteo, los aeropuertos cerrados y las calles vacías, los cárteles mexicanos están teniendo dificultades para ocultar a sus contrabandistas de la policía. Esta combinación de factores, Kolodny y otros sugieren, es probable que los cárteles aumenten la proporción de opiáceos sintéticos que mezclan en su producto. Drogas como el carfentanil están mucho más concentradas que la heroína, lo que significa que son más fáciles de contrabandear”, aseguran los expertos a Newsweek.

“La metanfetamina nunca ha sido más barata y pura y el suministro de heroína ya ni siquiera es heroína. Ahora es fentanil, que es mucho más potente”, alertan.

Estos acontecimientos han añadido un sentido de urgencia a los esfuerzos de los expertos en salud pública y los científicos que trabajan en el campo de la investigación de la adicción.

Nora Volkow, directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) de los Institutos Nacionales de Salud, dice que los mayores avances en la lucha contra la epidemia en los últimos años han sido impulsados no tanto por los nuevos descubrimientos científicos, sino por las nuevas políticas destinadas a utilizarlos mejor. Para tratar a los pacientes que sufren una sobredosis, por ejemplo, los funcionarios de salud pública han hecho un gran esfuerzo para aumentar la distribución y la disponibilidad de la naloxona, que se vende bajo la marca Narcan, que elimina los opioides de los receptores del cuerpo y puede salvar la vida de un adicto a la sobredosis si se suministra a tiempo.

“Tradicionalmente, los funcionarios de los departamentos de emergencia no se comprometían a detectar el trastorno por consumo de opiáceos y a ayudar a los adictos a recibir tratamiento”, explica en diálogo con Piore. De manera similar, los investigadores han demostrado que el uso de medicamentos para controlar la demanda de los adictos que se encuentran en las cárceles puede producir mejores resultados. Hacerlo antes de que un adicto sea liberado de la cárcel -incluso una semana o incluso 24 horas antes- puede ayudar. “Es mucho mejor que si se libera a alguien de la cárcel en una comunidad donde las posibilidades de recaída y sobredosis son muy altas”, añade.

(Shuterstock)

(Shuterstock)

Sin embargo, insiste Newsweek, los esfuerzos en este sentido han sido interrumpidos por el COVID-19. Los adictos son reacios a visitar los departamentos de emergencia por miedo a infectarse. Las cárceles y prisiones, sobrecargadas con altos niveles de infección por COVID, están liberando a los adictos a los opiáceos no violentos con “muy poca preparación”, explican

Arma de grueso calibre: una vacuna contra la adicción

“A Kim Janda le gusta decir que ha diseñado células inmunes en el laboratorio capaces de proteger el cuerpo humano contra prácticamente todo lo que ha caminado o gateado, incluyendo algunas de las enfermedades más tóxicas conocidas, incluyendo el ántrax, la neurotoxina botulínica y la ricina. Cuando alguien cercano a Janda desarrolló una adicción a las drogas, era natural que el científico del Instituto de Investigación Scripps tratara de ayudar. ¿Se podría, se preguntaba, crear una píldora o una inyección que pudiera proteger a los adictos de las consecuencias de sus deslices, neutralizando la droga antes de que pudiera drogarlos o causar una sobredosis? De esa manera, podría ser posible evitar que los adictos recaigan, lo que a veces resulta fatal”, cuenta la revista sobre la génesis de lo que podría ser un gran descubrimiento.

Kim Janda, científico del Instituto de Investigación Scripps

Kim Janda, científico del Instituto de Investigación Scripps

Janda pasó su carrera buscando formas de aprovechar el sistema inmunológico del propio cuerpo y crear cosas que lo imitaran para atacar y neutralizar las pequeñas moléculas que causan la enfermedad. A principios de los años 90, se propuso aplicar esas mismas técnicas para neutralizar los efectos de las drogas callejeras como la heroína, la cocaína y la metanfetamina. “La adicción es una enfermedad cerebral”, dice. “La complejidad de la química cerebral involucrada es extremadamente difícil de atacar con una droga. Pero si tienes un anticuerpo lo suficientemente bueno, actúa como una aspiradora. Puede succionar la droga del cerebro”, explica.

Según detalla la publicación, en todo este tiempo, a pesar de los constantes problemas de financiación, Janda reunió unos 25 millones de dólares de financiación federal para sus vacunas contra la adicción, en comparación con los miles de millones para otras vacunas, como la COVID-19; él y su equipo de investigación, siempre en movimiento, han logrado crear vacunas prometedoras para algunos de los peores flagelos de la adicción, como la cocaína, las anfetaminas, la heroína, el fentanilo y el carfentanilo.

Sin embargo, ninguna de estas drogas se ha comercializado todavía. El problema, dice Janda, es que la adicción, incluso en el mundo del desarrollo farmacéutico, conlleva un estigma: “La sensación generalizada de que se trata de un fracaso moral y no de una enfermedad cerebral. No ayuda el hecho de que nadie haya logrado hacer una vacuna para la adicción, o que la Gran Farmacia no la vea como particularmente rentable”.

“Así como la lucha parece casi desesperada, parece que la búsqueda de Janda de una bala de plata para la adicción puede no haber sido quijotesca después de todo. Una nueva generación de científicos, algunos de ellos formados en el laboratorio de Janda, pronto podrían entregar nuevas y potentes armas en la batalla por el cerebro del adicto”, avisa Newsweek.

Dos de los ex estudiantes de postgrado de Janda, Paul Bremer y Nicholas Jacob, se unieron recientemente a Cessation Therapeutics, una empresa privada fundada en 2018 para comercializar algunas de sus tecnologías, incluyendo vacunas y anticuerpos para la adicción.

La compañía está aprovechando los frutos de los primeros trabajos de Janda. Por ejemplo, en el caso de las vacunas, Janda utiliza la química orgánica sintética para tomar moléculas de opiáceos y otras drogas e injertarlas en compuestos más grandes que son fáciles de reconocer por el sistema inmunológico. Eso neutraliza la ventaja del tamaño pequeño, que normalmente permite que las moléculas de drogas pasen desapercibidas para el sistema inmunológico. Una vez que un médico inyecta esta droga híbrida en el cuerpo y el sistema inmunológico del adicto la reconoce como “extraña”, comienza a crear anticuerpos que buscan y eliminan la droga. “Para el adicto, eso despunta cualquier subidón”, explican.

Con el tiempo, estos anticuerpos ayudan a reducir la adicción. “Cuando las vacunas y los anticuerpos interfieren con un subidón, crean un recuerdo”, explican. “El cerebro aprende que una droga que, en el pasado, liberaba un subidón, ya no lo hace. Básicamente borra la asociación con el placer. Así que con una exposición repetida, puede superar los recuerdos iniciales y ayudar a extinguirlos”.

Las vacunas tienen una limitación clave: necesitan meses para surtir efecto. El cuerpo tarda ese tiempo en desarrollar la inmunidad, y normalmente se necesitan dos o tres inyecciones de refuerzo, normalmente con un mes de diferencia. Cuando los niveles de anticuerpos son bajos, las drogas son tan potentes que los drogadictos pueden simplemente superar la reserva de anticuerpos del cuerpo. Durante este tiempo, un adicto puede recaer y abandonar el tratamiento. “El problema con los adictos es que no son pacientes”, dice Janda.

Tampoco está claro si una vacuna proporcionaría una protección sólida o no. Si una vacuna no desencadena la producción de un nivel suficientemente alto de anticuerpos, los opiáceos u otros medicamentos pueden ser capaces de vencerlos. Esta pregunta, esperan los investigadores, será respondida en la fase tres de los ensayos clínicos.

Estas limitaciones, junto con el reciente aumento de las muertes por sobredosis, han llevado a Janda y a otras personas en este campo a considerar las llamadas “inmunizaciones pasivas”, es decir, la inyección directa de anticuerpos sintetizados en el laboratorio, que pueden ser administrados en grandes cantidades. Estos anticuerpos empapan las moléculas de la droga “como una esponja” tan pronto como se administran. Aunque estos anticuerpos son caros y sólo duran algunas semanas, proporcionan una protección inmediata tanto contra el “subidón” de la droga como contra la sobredosis. Los anticuerpos pueden dar tiempo a los adictos recién vacunados para que su sistema inmunológico se ponga en marcha.

Los anticuerpos podrían resultar particularmente útiles en el caso del carfentanil. Aunque los opiáceos sintéticos de esta droga se adhieren a los mismos receptores cerebrales que la heroína, el fármaco anti-sobredosis Narcan no siempre es efectivo contra ellos. Eso se debe en gran parte a que las drogas sintéticas tienen una vida media más larga en el cuerpo que el Narcan. Cessation Therapeutics espera comenzar las pruebas en humanos para un anticuerpo de carfentanil, que ya ha demostrado ser efectivo en ratones y primates no humanos, en los próximos 12 a 16 meses.

Otro grupo de científicos, de la Universidad de Arkansas y de la empresa de biotecnología InterveXion, ha producido un anticuerpo monoclonal que ataca a la metanfetamina. Recientemente entró en la fase dos de ensayos clínicos. “Si tiene éxito, será la primera vez que tengamos un tratamiento para revertir la toxicidad de las metanfetaminas”, dice Nora Volkow, directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) de los Institutos Nacionales de Salud. “Estoy muy entusiasmado con las posibilidades de las inmunizaciones pasivas. Es muy prometedor”.

Fuente Infobae

Cargando...