La Mariña lucense confirmó el pasado jueves que su peor pesadilla se convertía en realidad. La multinacional estadounidense Alcoa, que en 1998 adquiría una decena de plantas por toda España propiedad hasta

A Torra le viene grande Barcelona y prefiere ignorarla. Él y sus conmilitones no serían nada sin esa Ciudad Condal que no es la suya, pero de la que viven. Arribistas de
Cargando...