Amargura en Leicester, la primera ciudad británica que vuelve al confinamiento por un rebrote de coronavirus

Internacionales
Lectura

El confinamiento volvió a Leicester, en Gran Bretaña. Así se convirtió en el primer caso de “lockdown” pos pandemia en el reino pero, probablemente, no el último. El lunes por la

noche fue decidido, cuando los contagios aumentaron. Los colegios se cerraron y la reapertura de los pubs se canceló. El “lockdown” afecta a Oadby, Birstall y Glenfield.

La medida se puso en marcha esta mañana ante los desconcertados ciudadanos, a quienes le avisaron que todos los lugares “no esenciales” permanecerán cerrados, como sucedió hasta el 15 de junio. Las personas vulnerables deben permanecer encerradas y aisladas de los familiares. Los colegios estarán cerrados pero los chicos vulnerables e hijos de trabajadores esenciales podrán asistir.

El primer ministro Boris Johnson firmó el confinamiento de Leicester el lunes por la noche, tras una reunión del comité operacional del coronavirus. Los restaurantes y pubs no podrán abrir el sábado -como estaba previsto- y el “lockdown” durará al menos dos semanas.

El coronavirus circula en el reino. Diferentes ciudades del norte del país están causando alarmas a las autoridades. El laborismo exigió que “se testee extensamente y se distribuyan máscaras para prevenir que otras ciudades deben ser confinadas como Leicester”.

El secretario de salud Matt Hancock pidió a la gente de Leicester “permanecer en la casa todo lo que puedan” e insistió “en no hacer viajes no esenciales desde y hacia la ciudad”. ”Cuando más rápido la gente siga estas reglas, más rápido tendremos control del virus y Leicester volverá a la normalidad”, dijo.

Los contagios han aumentado en 36 áreas y Leicester fue la primera en ser confinada. El área afectada es North Evington, donde se produjeron 200 de los 800 casos de Covid 19 desde junio.

El cierre de Leicester parece ser el resultado de una perfecta tormenta: casas pequeñas, familias pobres multigeneracionales que viven juntas y gente que debe tomar los transportes públicos, donde hay alta contaminación, para ir a trabajar.

Leicester volvió al confinamiento. EFE

Leicester volvió al confinamiento. EFE

“Nosotros tenemos muchas casas intergeneracionales, donde los jóvenes viven con sus abuelos. Los asiáticos tienden a vivir todos juntos en grandes grupos. Leicester tiene las casas más pobladas fuera de Londres”, explicó el consejero Rashmikant Joshi.

Hartos de la cuarentena, la población salió a los templos religiosos después de pasar Ramadán encerrados y partieron en buses y transportes públicos a trabajar inmediatamente. El 49 por ciento de la población es de origen asiático o negro, ambas minorías muy sensibles genéticamente al Covid 19.

Una enorme fiesta o “rave” en una cuadra se celebró el sábado en Highefields, por el fin del encierro. Todos bailaban y tomaban sin máscaras ni gel y sin mantenimiento de la distancia social. Fue convocada por Internet y las redes sociales, con DJ incluido. La policía llegó y detuvo a dos personas que la organizaban.

Los oficiales de la salud pública se mostraron alarmados de como los jóvenes no respetaban la distancia social. Los vecinos miraban la fiesta aterrorizados ante el temor al contagio y que se extendiera en el barrio. Las calles alrededor de Oxendon Walk y Highfields tienen el más alto nivel de contagio de Leicester.

“Yo creo que el contagio en Leicester se debe a esa fiesta. Estuvieron hasta las 2 y media de la mañana. Estaban fuera de control y no había ni máscaras ni distancia social”, denunció un vecino. ”El sonido estaba tan alto que temblaban las casas y comenzó a las 4 de la tarde”.

Según el Consejo Municipal de Leicester ha habido 3216 casos confirmados de virus en la ciudad desde febrero. En los últimos 15 días hubo 944 casos de Covid 19, lo que significa que la epidemia en la ciudad, aumentó un 70,6 por ciento desde mediados de junio.

Con la ayuda del ejército, se han instalado cuatro estaciones de testeo del virus. Uno de los problemas en Leicester es que una buena parte de la población no habla inglés sino urdú, bengalí, guajarati, kashmiri o pasto.

El alcalde laborista Sir Peter Soulsby aceptó el confinamiento después de una confrontación con el gobierno, ante la falta de datos. Luego visitó a su novia, que vive en un primer piso, usando una escalera.

Las calles de Leicester están desiertas en el primer día de “lockdown” y parece una ciudad fantasma. El gobierno puede extender confinamientos locales donde el virus recupere su fuerza.