Coronavirus en Texas: cinco mil casos por día y rechazo a usar barbijo

Internacionales
Lectura

Lejos de ser un mal recuerdo, el coronavirus sigue siendo una amenaza constante en Estados Unidos. Esta realidad impactó como un cachetazo en la última semana para

numerosos Estados que, confiados en la reducción de casos que veían, procedieron veloces a la reapertura económica.

Uno de ellos fue Texas. Luego de poner en marcha una reapertura que abarcaba numeroso rubros, entre ellos lugares de aglomeramiento como bares y restaurantes, debió apelar rápidamente al freno de mano frente a la aparición de nuevos brotes.

La situación escaló rápidamente, a tal punto que actualmente Texas está registrando 5 mil casos por día. A eso hay que sumarle la "guerra cultural" sobre el uso del barbijo, que en el Estado ha tomado dimensiones considerables, con protestas diarias y enfrentamientos por la cuestión.

Coronavirus en EE.UU.
Evolución en el estado de Texas



Fuente: Johns Hopkins University Infografía: Clarín

El domingo pasado, el gobernador de Texas, Greg Abbott, advirtió que la cantidad de casos había saltado de 2 mil a 5 mil por día, en tan solo un par de semanas. Unos días antes había decidido cerrar los bares, aunque podían seguir funcionando con la modalidad takeout. Determinó a su vez que los restaurantes, que venían trabajando al 75% de su capacidad operativa, permanecerían abiertos, pero debían reducir esa figura al 50%.

Vale aclarar que los especialistas afirman que no se trata de una "segunda ola" del virus, sino un resurgimiento del mismo, facilitado por el regreso de actividades que permiten la aglomeración de personas, una causa central en la diseminación del virus. 

Las personas jóvenes componen un gran porcentaje de los nuevos casos de coronavirus. La tendencia preocupa a funcionarios de salud, y han generado nuevos pedidos de que la gente use barbijos y practique la distancia social.

Para los especialistas, una de las razones por la que esto podría estar pasando se debe a que los jóvenes usan más los bares, y socializan más, que las personas mayores. Los jóvenes asintomáticos podrían estar diseminando el virus por todas partes.

Qué es el CoronavirusCómo se contagia y cómo son sus síntomas

Mirá el especial

Una guerra cultural de vida o muerte

En su intento por achatar la curva de contagios, Texas, además de poner en pausa su proceso de reapertura económica, recomendó la distancia social y el uso de barbijos en público. En al menos una ciudad de Texas, Galena Park, al este de Houston, el alcalde decidió prohibir la circulación de personas entre las 22 y las 5 de la mañana, luego de advertir que existía el riesgo de los hospitales se saturaran por la cantidad de casos.

En el medio de este escenario, numerosas personas salieron a protestar en Austin, la capital del Estado, por el uso del barbijo. Hay que recordar que Abbott fue uno de los mandatarios que se negó a implementar la obligatoriedad del uso de barbijos en público, de manera tal que "no se infrinja la libertad individual" de las personas.


Johns Hopkins University Infografía: Clarín

Al menos 150 personas sin barbijo ni ningún otro tipo de protección en la cara se encontraron frente al Capitolio. Allí comenzaron con una oración, y luego dieron inicio a una manifestación que estuvo encabezada por Alex Jones, uno de los principales promotores de teorías conspirativas en el país.

Uno de sus colaboradores, Owen Shroyer, fue quien llevó la voz cantante. Parado arriba de un vehículo, y hablando a través de un megáfono, Shroyer arengó a la multitud, diciendo que no había evidencia científica que sostuviera la afirmación de que la protección facial impedía la transmisión del coronavirus, en contradicción de evidencias presentadas por funcionarios de salud al nivel estatal y nacional.

"Nos rehusamos a ser esclavos del gobierno. Nos negamos a cumplir con órdenes Ilegales. No usaremos máscaras", exclamó.  

Un bar al paso en Austin Texas. Luego de un rebrote, el gobernador ordenó que los bares cierren, y los restaurantes funcionen a menor capacidad. / REUTER

Un bar al paso en Austin Texas. Luego de un rebrote, el gobernador ordenó que los bares cierren, y los restaurantes funcionen a menor capacidad. / REUTER

Si Trump, que se ha negado a usar un barbijo en público, es uno de los principales impulsores de este fenómeno, del otro lado hay dirigentes que están urgiendo se dicte un mandato nacional para que se use el barbijo.

"Es algo que se debería haber hecho hace rato ya", afirmó Nancy Pelosi, vocera de la Cámara de Representantes del Congreso. "Tenemos el peor registro del mundo", agregó.

Los especialistas aseguran que aún es demasiado pronto para saber si estos brotes sumarán nuevas muertes al total de víctimas de COVID-19 en Estados Unidos. Por un lado, hay un tiempo de incubación y desarrollo de la enfermedad, el cual habrá que atravesar antes de evaluar el saldo de la situación.

Por otra parte, los estudios apuntan a que, como en este nuevo brote la mayoría de los infectados son jóvenes, es posible que el saldo de casos graves sea menor