El papa Francisco intervino la histórica Fábrica de San Pedro, que administra la basílica del Vaticano desde hace 600 años

Internacionales
Lectura

El Papa​ aprovechó este lunes 29, día de San Pedro y San Pablo, para anunciar que había ordenado la intervención de la histórica Fábrica de San Pedro, que desde mediados del

siglo XV gestiona todas las obras edilicias y artísticas de la basílica que alberga tesoros de arte sublimes como la Piedad de Miguel Angel, la tumba del primer obispo de Roma sobre el que fue construida, y los sepulcros de la gran mayoría de los Papas de los últimos siglos.

Francisco nombró comisario extraordinario al nuncio Mario Giordana, el mismo que llevó adelante la intervención de la Capilla Musical Pontificia Sixtina, también por irregularidades no aclaradas, pero que obligaron a renunciar al director del coro de la Capilla Sixtina, el salesiano monseñor Massimo Palombella y el director administrativo, Michelangelo Nardella.

La intervención decidida por Jorge Bergoglio junto con el nombramiento del nuncio Giordana, se produjeron tras una denuncia de las oficinas del revisor general del Vaticano, que encontró irregularidades en la restauración de la Cúpula de la Basílica sin una regular competencia entre aspirantes a realizar los trabajos, junto con faltas e irregularidades en las cuentas de las operaciones de la Fábrica.

Este martes por la mañana el promotor de Justicia del tribunal vaticano, Gian Piero Milano, y su adjunto Alessandro Diddi, autorizaron el allanamiento de las oficinas técnicas y administrativas de la Fábrica. Documentos y computadoras fueron secuestrados por los investigadores.

La Basílica que es el corazón de la cristiandad en el mundo, conocida como la más grande e importante, es larga 193 metros y alta 44,5 metros. Cubre una superficie de 2,3 hectáreas (equivalente a dos campos de fútbol), tiene once capillas y 45 altares. En sus naves centrales se encuentran los sepulcros de san Giovanni XXIII y san Juan Pablo II.

San Pedro es la meta de millones de peregrinos y turistas todos los años. Su presidente es el cardenal Angelo Comastri, que fue designado por el Papa san Juan Pablo II. El lunes 8, Comastri se reunió con el Papa en audiencia privada. Francisco le informó que no iba a sustituirlo pese a que el cardenal tiene 77 años y hace dos que presentó como es habitual la renuncia a su cargo al cumplir los 75 años, que es el límite de edad para retirarse.

La Basílica de San Pedro vista desde el castillo de Sant'Angelo./ Reuters

La Basílica de San Pedro vista desde el castillo de Sant'Angelo./ Reuters

Comastri no se ocupa de los menesteres administrativos. El Delegado de la Fábrica de San Pedro es el obispo Vittorio Lanzani, que deberá responder a las preguntas y demandas de los magistrados y a las directivas del comisario extraordinario, el nuncio Mario Giordana, de 78 años.

La Fábrica fue creada ante las refacciones necesarias en el coro de la Basílica Vaticana. En la última reforma de la Curia Romana (el órgano central de gobierno de la Iglesia), el entonces Papa san Juan Pablo II dio vida a la constitución Pastor bonus en las que delineó las competencias y prerrogativas de todo lo que se refiere a la Basílica. En primer lugar la Fábrica se ocupa de “todo lo que se refiere a la basílica del príncipe de los apóstoles (San Pedro), tanto en la conservación y decoro del edificio como para la disciplina interna de los custodios y de los peregrinos que la visitan”.

San Pedro es la meta de millones de peregrinos y turistas todos los años./ ANSA

San Pedro es la meta de millones de peregrinos y turistas todos los años./ ANSA

No es casualidad que el Papa Francisco haya elegido el lunes día de San Pedro y San Pablo, que es feriado en la ciudad de Roma en honor a los dos grandes apóstoles, para dar un elocuente mensaje en la misa en honor de ambos santos. En resumen, Bergoglio dijo que se sancionará a quien la magistratura vaticana encuentre responsable de haber cumplido delitos.

El Papa ordenó la intervención y la investigación penal en la Fábrica de San Pedro tras aprobar con un “Motu Proprio” un nuevo sistema único para los contratos y licitaciones. Francisco explicó que su decisión apunta a una más eficaz gestión de los recursos y aprobar normas para favorecer la transparencia, el control y la competencia en los procedimientos de adjudicación de los contratos públicos estipulados por la Santa Sede.

La reforma en favor de una eficaz transparencia se inserta en la llegada al Vaticano, por voluntad del Papa Francisco, del magistrado italiano Giuseppe Pignatone como presidente del Tribunal pontificio. Pignatone era el fiscal general de Roma hasta que se retiro jubilado y poco después Bergoglio lo convocó.

Vaticano, corresponsal