Por qué Uruguay es el único país de la región que puede "ingresar" a la Unión Europea

Internacionales
Lectura

En una América Latina convulsionada por el impacto de la pandemia de coronavirus, Uruguay se ha erigido como la excepción a la regla. A

este martes, cuenta con 932 casos positivos y 27 muertes, ubicándose en el puesto 131 del mundo en cuanto a infectados.

El éxito del país a la hora de contener la expansión del virus la ha valido la inclusión en una lista exclusiva: es uno de tan solo 15 países de los cuales la Unión Europea permitirá la llegada de visitantes cuando reabra sus fronteras en julio.

Más allá de la cantidad de infectados y fallecidos, la razón por la cual Montevideo fue electa se debe a los criterios que la UE estableció para determinar que un país tiene controlado su brote de coronavirus. Un indicador clave es la tasa de contagiados respecto a la población total, el cual debe rondar la media europea en los últimos 14 días, es decir, en torno a los 20 casos cada 100 mil habitantes.

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, junto al canciller, Ernesto Talvi. / AFP)

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, junto al canciller, Ernesto Talvi. / AFP)

En el caso de Uruguay, el gobierno dio a conocer que actualmente el país tiene una tasa de pacientes confirmados de coronavirus de 26,93 personas por cada cien mil.

A este factor hay que agregarle el estado en que se encuentra la pandemia en cada lugar, la valoración sobre la tendencia que se sigue respecto a períodos anteriores, como así también su capacidad para realizar testeos y rastreos, y poner en marcha medidas de contención. Un elemento adicional, que ha consumido buena parte de los debates, es evaluar cuán confiable son los datos proporcionados por cada país, dado la falta de garantías que presentan en muchos casos las cifras oficiales.

Qué es el CoronavirusCómo se contagia y cómo son sus síntomas

Mirá el especial

Claves de una estrategia exitosa

Si bien Uruguay fue uno de los últimos países de la región a las que llegó el virus, rápidamente tomó medidas. Conocidos los primeros casos (todos de personas que habían vuelto de Europa), el gobierno dictaminó la emergencia sanitaria y el cierre parcial de las fronteras.

Se dispuso que todo pasajero que llegara de viaje proveniente de "país de riesgo" (China, Corea del Sur, Japón, Italia, España, Francia, Estados Unidos​ y Singapur, entre otros) debía cuarentenarse por 14 días. Se suspendieron todos los tipos de espectáculos públicos y las clases en todos los niveles.

Alumnas con barbijos juegan durante un recreo en una escuela, en la ciudad de Montevideo, capital de Uruguay, el 29 de junio de 2020. Uruguay completó el lunes la reapertura de las escuelas y liceos, públicos y privados, al concretar la tercera y última etapa de un plan gradual de retorno a las clases presenciales suspendidas el 14 de marzo por la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. / XINHUA

Alumnas con barbijos juegan durante un recreo en una escuela, en la ciudad de Montevideo, capital de Uruguay, el 29 de junio de 2020. Uruguay completó el lunes la reapertura de las escuelas y liceos, públicos y privados, al concretar la tercera y última etapa de un plan gradual de retorno a las clases presenciales suspendidas el 14 de marzo por la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. / XINHUA

Se le pidió a las empresas que podían hacerlo que alentaran el trabajo remoto. Se prohibió además el descenso de cualquier pasajero que llegase a bordo de un crucero. También se empezó a insistir en las medidas recomendadas en todas partes del mundo: higiene personal, distancia social y, en lo posible, aislamiento, aunque no dispuso la cuarentena generalizada.

Hay que señalar que Uruguay tiene una serie de condiciones naturales que lo ayudaron a domar al virus. Según Giovanni Escalante, el representante de la OMS/Organización Panamericana de la Salud (OPS) en el país, al tener tan solo 3,5 millones de habitantes, con una población localizada primordialmente en Montevideo y la zona costera, Uruguay permite un "distanciamiento físico natural" que evita el contagio.

A esto hay que agregarle además la escasa densidad poblacional, y la poca cantidad de hacinamiento que se ve en las favelas brasileñas o en las villas miseria de Buenos Aires.

"Las viviendas son un gran sitio de infección, sobre todo cuando hay poca ventilación y (se está) muchas horas", subraya el experto, que también destaca el lavado de manos y la cultura de higiene de los uruguayos.