Ricardo Merlo, vicecanciller de Italia: "Hay un nuevo Plan Marshall en Europa"

Internacionales
Lectura

La pandemia del coronavirusha metido a Italiaen una crisis económica de una dimensión nunca vista, como les ha ocurrido a los demás países del mundo, ante

la magnitud epocal de la difusión de la peste. De esta experiencia que está en su fase más aguda, Italia tiene mucho para decir. Ha sido la nación europea más castigada por el Covid-19 en los primeros tres meses de la epidemia que comenzó el 21 de febrero.

El desastre sanitario fue combatido con eficacia y hoy Italia registra los niveles más bajos, aunque el gobierno y los científicos piden cautela porque el virus sigue allí y visto lo que está pasando en el resto del mundo, el riesgo de retroceder a los tiempos oscuros de la cuarentena estricta no ha sido superado del todo.

Ricardo Merlo, de 58 años, es un argentino de origen italiano que ha militado toda su vida para mejorar la situación de los italianos en el exterior. Líder del MAE, el más votado movimiento para enviar diputados y senadores al Parlamento de Roma, es hoy subsecretario de Relaciones Exteriores de Italia. Es el personaje bien calificado para brindar un panorama de la compleja situación que viven Italia, la Argentina y el mundo en esta crisis extraordinaria cuyos efectos se prolongarán durante mucho tiempo en la vida de todos.

-Tras un largo período en el que la Unión Europea de 27 países, el área más grande de prosperidad democrática del mundo, llevó adelante con la guía de Alemania la línea de la austeridad para afrontar la crisis económica de 2008, que perjudicó mucho a países como Italia, ahora la situación ha cambiado todo. La pandemia pulverizó las políticas neoliberales.

-En el momento histórico que estamos viviendo hoy no hay lugar para políticas neoliberales. La mayoría de los países del mundo emiten, toman deuda y aumentan el déficit fiscal. Veremos como sigue la película después de la crisis.

“En el momento histórico que estamos viviendo hoy no hay lugar para políticas neoliberales”.

-La premier alemana Angela Merkel se ha convertido a una UE cooperativa que advierte que es necesario inyectar recursos gigantescos para afrontar el desastre…

-Los fondos que la Unión Europea pondrá a disposición de sus países miembros confirman la importancia de pertenecer a un bloque regional de estas características. Fortalecer el Mercosur en Sudamérica sería fundamental y una oportunidad para los países que lo integran.

-La operación financiera es de una magnitud sin precedentes. Si se logra realizarla permitirá salir del gigantesco pozo actual. ¿Puede explicar esas dimensiones?

-Italia recibirá 209 mil millones de euros, de los cuales 84 son a fondo perdido, no deben ser devueltos. El resto son préstamos a muy largo plazo y muy bajas tasas de interés. Es una operación financiera que se puede comparar con el Plan Marshall de la posguerra que salvó a la reconstrucción de las economías europeas. Para tener una idea de la magnitud, los fondos que recibirá Italia equivalen al 52% del Producto Bruto Interno (PBI) argentino de 2019.

-Ahora Italia tiene el arduo deber de preparar los planes que serán presentados el año próximo a la UE. Los líderes europeos prometen vigilar a fondo esta fase vital del proyecto. ¿Cree que se logrará aprovechar la oportunidad para dar vida a una nueva Italia, eficaz, desarrollada y más justa socialmente? 

-Así es. Italia afronta ahora enormes desafíos. Hay que imaginar cuáles serán las áreas claves del desarrollo para orientar las inversiones. Habrá que crear una Italia digital, una economía verde de los ecosistemas, una reforma de la administración, una reforma a fondo de la educación. Preparar los planes exige contratar jóvenes muy capaces desde el punto de vista técnico. En el pasado Italia ha tenido problemas en gastar los créditos que recibía. La Unión Europea debe acompañar y vigilar. Creo que con este plan la UE demuestra su misión y eficacia. Es el resultado del trabajo de líderes como Giuseppe Conte en Italia, Angela Merkel en Alemania, el presidente francés Emmanuel Macron y el español Pedro Sánchez. Italia invertirá los fondos en reformas profundas, como el sistema fiscal y de la justicia, la realización de un vasto plan de obras públicas y nuevos sistemas de salud.

“Habrá que crear una Italia digital, una economía verde de los ecosistemas, una reforma de la administración”.

-¿Está de acuerdo con la reapertura de las escuelas prevista para el 14 de septiembre? Toda Italia debate el asunto tras meses de cuarentena. Esto movilizará a millones de italianos, chicos y grandes, pondrá todos frente a una experiencia nueva porque los riesgos de la epidemia no han pasado.

-Es así, porque para nosotros reabrir las escuelas es fundamental y espero que pese a la amplitud de todas las medidas necesarias se pueda comenzar normalmente. Si todo va bien será un enorme paso adelante hacia la normalización, creo que el más importante para las familias italianas que han debido atravesar tantas dificultades.

-Cómo ve la situación argentina, que luce mucho más compleja que la italiana?

-Desde Europa vemos positivamente la actitud del gobierno argentino en cuanto a su voluntad negociadora para resolver el problema de su deuda, independientemente de como será su desenlace. Muchos recuerdan negativamente lo que ocurrió en 2001 y ven hoy un gobierno con una actitud diferente, responsable y conciliadora.

-Italia logró pasar de ser el país más castigado por la pandemia, que hasta ahora le ha costado más de 35 mil muertos, a tener los niveles más bajos en Europa, donde la pandemia sigue causando estragos. ¿Cómo lo lograron?

-Creo que el punto fundamental que ha hecho disminuir en Italia la circulación del Covid-19 ha sido la cantidad de hisopados realizados. Más de seis millones. Esto es lógico, porque si no encontramos y aislamos a los contagiados, cualquier plan sanitario sería inviable.

Roma, corresponsal