Un escándalo de espionaje en Cataluña desata una tormenta política en España

Internacionales
Lectura

El independentismo catalán denunció este martes que el presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, y otros dirigentes nacionalistas habrían sido espiados por un programa de software al que sólo tienen

acceso los Estados y las fuerzas de seguridad de los países para combatir el terrorismo, el narcotráfico y otros delitos graves.

Así lo habría revelado una investigación de Citizen Lab, el instituto de ciberseguridad de la Universidad de Toronto, en Canadá, de la que se hicieron eco el diario español El País y el británico The Guardian.

Según reveló Citizen Lab, el espionaje se habría realizado entre abril y mayo de 2019 a través del programa Pegasus, el software estrella de la empresa israelí NSO Group, que se inmiscuye en celulares ajenos y del que también se escuchó hablar en la Argentina.

Entre las habilidades de Pegasus, parece que no sólo es capaz de acceder a los datos almacenados en el celular sino que también sabe cómo pinchar llamadas, leer e-mails y ventilar la geolocalización de la persona espiada en tiempo real. Permitiría hasta encender el micrófono o la cámara a distancia, lo cual daría acceso, además, a recolectar información de reuniones o conversaciones.

“Es impropio en una democracia que los aparatos del Estado espíen de forma ilegal a los adversarios políticos. El espionaje al que he sido sometido vulnera mi derecho a la intimidad, el derecho al secreto de las comunicaciones y el derecho a poder desarrollar un proyecto político”, salió a decir de inmediato Torrent, en una declaración que hizo en catalán y en castellano, sin sacarse el barbijo.

El presidente de la Generalitat de Cataluña exigió explicaciones al gobierno de Pedro Sánchez/DPA

El presidente de la Generalitat de Cataluña exigió explicaciones al gobierno de Pedro Sánchez/DPA

“El gobierno no tiene constancia de que el presidente del Parlamento catalán haya sido víctima de un hackeo, de una sustracción de su móvil, y el procedimiento, dirigido a la correspondiente denuncia, es para que se investigue”, respondió este martes en la usual conferencia de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros la portavoz del gobierno, María Jesús Montero.

El celular de Torrent no habría sido el único espiado. Figuran en la lista el conseller de Políticas Digitales y Administración Pública de la Generalitat de Cataluña, Jordi Puigneró, y el director técnico del Consell per la República -la oficina que agita la bandera independentista en la Bélgica donde se refugió el ex presidente Carles Puigdemont luego de la fallida declaración de independencia de 2017-, Sergi Miquel, el diputado de Esquerra y ex candidato a la alcaldía de Barcelona, Ernest Maragall, y la ex diputada del partido anti-sistema CUP, Anna Gabriel, que se fugó a Suiza luego del intento separatista de 2017.

El gobierno del socialista Pedro Sánchez niega haber ordenado el supuesto espionaje a los líderes independentistas de Cataluña. /DPA

El gobierno del socialista Pedro Sánchez niega haber ordenado el supuesto espionaje a los líderes independentistas de Cataluña. /DPA

Esquerra y Junts per Cataluña, la plataforma del ex presidente Puigdemont y el partido en el que milita el actual presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, pidieron explicaciones al Ministerio del Interior y al de Defensa. Exigen la comparecencia de los ministros que, a su vez, aseguran que no tienen constancia del supuesto espionaje.

El Ministerio del Interior negó que la Policía o la Guardia Civil estuvieran involucradas en el presunto hackeo a celulares independentistas. “Ni este Ministerio ni la Policía Nacional ni la Guardia Civil han tenido nunca ninguna relación con la empresa NSO, y por lo tanto nunca han contratado ninguno de sus servicios”, aclararon desde el ministerio que dirige Fernando Grande-Marlaska en un comunicado oficial.

Pero según le habría confiado un ex empleado de la empresa israelí a Vice, un medio estadounidense, el Estado español sería cliente de NSO desde 2015. De confirmarse este dato, el vínculo entre la compañía de software de Israel y el gobierno de España habría comenzado durante la presidencia de Mariano Rajoy (PP) y continuaría con la del actual jefe del gobierno de coalición PSOE-Podemos, el socialdemócrata Pedro Sánchez.

Un investigador de Citizen Lab habría confesado que “NSO sólo vende su tecnología a gobiernos, lo que significa que cuando nosotros desvelamos a alguno de los objetivos de NSO, puedes concluir que un gobierno está detrás del ataque”.

Citizen Lab habría investigado junto a WhatsApp, la empresa de Facebook que denunció penalmente a NSO Group en 2019 cuando descubrió que se intentaban quebrantar sus sistemas de seguridad.

Gabriel Rufián, portavoz de Esquerra Republicana en el Congreso, subió a sus redes sociales la denuncia conjunta de nueve grupos parlamentarios para hacer visible “la persecución de la disidencia política por parte de las cloacas de un Estado muy lejos de ser una democracia plena”, señaló en su cuenta de Twitter con una advertencia temeraria a sus seguidores: “El siguiente puedes ser tú”.

Madrid, corresponsal