El Teatro Colón marcó a fuego las vidas de Karina Olmedo y Alejandro Parente. Ambos, primeros bailarines de la compañía estable que lidera Paloma Herrera, supieron conseguir un lugar –juntos y separados– y edificar una carrera trascendental en los últimos treinta años en la danza clásica argentina.

Empezamos junto a Daniel Cúparo a escribir esta historia en el 2014. La idea era indagar en un matrimonio con una historia en común de muchos años, que al quedar solos luego de la partida de su hijo, se enfrentan a una crisis que comúnmente se llama “nido vacío”.
Cargando...