Encarecen el pago para las deudas en dólares de las empresas

Economia
Lectura

El Banco Central dejó en claro tres preceptos importantes en medio de la crisis cambiaria y disparó un paquete de medidas en la emergencia.

Los preceptos son claros:

1)

El Banco Central dejó en claro tres preceptos importantes en medio de la crisis cambiaria y disparó un paquete de medidas en la emergencia.

Los preceptos son claros:

1)

No quiere convalidar un salto del dólar.

2) Descarta desdoblar el mercado cambiario.

3) Busca cuidar al máximo las reservas de divisas en un contexto en el que es el vendedor casi solitario frente a una masa compacta de compradores de dólar ahorro.

En ese contexto de presión, las principales medidas anunciadas por el Banco Central disponen lo siguiente:

  • El dólar ahorro que hasta ayer tenía un impuesto de 30% sobre el oficial , ahora tendrá un 35% adicional a cuenta del impuesto a las Ganancias. Así pasará a costar entre $130 y $132.
  • Los gastos con tarjeta por compras al exterior pasan a computarse centro del cupo de los US$200 mensuales del dólar ahorro. Como ejemplo, si alguien compró en el exterior por US$1.000 , por cinco meses no podrá acceder al cupo de los US$200 mensuales.
  • Para los tenedores de dólares en blanco se abre la opción de poder venderlos en el dólar MEP (en torno a $122) para obtener más pesos y aprovechar operaciones en pesos como la conocida como "dolar-ladrillo" con la figura de sacarlos del "colchón" para construcción o compra de inmuebles.

Todo más dificultoso y caro para los minoristas y más caro y sensible para las empresas que tienen compromisos de deuda con el exterior.

El Banco Central dice que les venderá los dólares a precio oficial ($75,19) para el pago de intereses y hasta un millón de dólares por mes para hacer frente a su deuda(US$12 millones al año para pagar sus compromisos para una empresa grande es menos que una aspirina).

Además, a partir del 15 de octubre, tendrán acceso al dólar oficial para cumplir con el 40% de la deuda y en el 60% restante empieza el conflicto serio.

Según el gobierno, las empresas tendrán plazo hasta el 15 de octubre para presentar un plan de "renegociación de sus respectivos pasivos externos, que permita acomodar su perfil de vencimientos a las pautas requeridas para el normal funcionamientos del mercado de cambios" según lo consigna un comunicado oficial del BCRA.

En otras palabras, y en un mensaje claro, el Central le dice al sector privado que no tiene los dólares para vendérselos al precio que él quiere con lo que tendrán que arreglarse con los acreedores. El mensaje aparece descarnado: renegociá, paga más caro o anda al default y todo aparece bajo la máscara de mantener en lo formal el cupo de los US$200 de dólar ahorro.

Las empresas que más invirtieron en los últimos años y que para hacerlo se endeudaron pueden transformarse en el pato de la boda de un banquete de restricciones a partir de una situación por demás sensible: el Banco Central no gana reservas y eso lo lleva a un límite ante el compromiso de mantener el esquema de actualización del dólar de acuerdo a la inflación.

En término de números, la deuda a refinanciar sería el 60% de unos US$3.000 millones que vencerían hasta el primer trimestre del año próximo y que el Central quiere que las compañías refinancien por dos años.

En voz baja, desde el gobierno pretenden que las empresas sigan el camino iniciado por YPF, Banco Hipotecario, Telecom y Aeropuertos que refinanciaron parte de sus compromisos pero consideran que de la situación de la deuda del sector energético se va a tener que hacer cargo ahora su nuevo jefe que es Martín Guzmán.

Otra medida de peso es la decisión de impedir la operatoria de "residentes extranjeros" en el mercado del dólar "contado con liquidación" a los efectos de eliminar la demanda de bonos dolarizados por parte de fondos de inversión del exterior.

Según el Central, el "contado con liqui" (comprar bonos con pesos para venderos y obtener dólares en el exterior) mueve unos US$ 30 millones diarios de los cuales la mitad corresponde a fondos de inversión que buscan llevarse los dólares.

Ahora a esos fondos les impiden negociar en ese segmento con lo que, en la práctica, los obligarían a quedarse un año colocados en pesos. ¿ No tendrán salida?.

Y en el revuelo de medidas una pregunta inevitable es ¿ y..a donde irá a parar el "blue" o paralelo?. Cualquier respuesta es una timba. Antes de los anuncios cotizaba a $131 y empieza a descorrerse el velo.

Hay expertos que arriesgan cuatro resultados para los próximos días:

1) Algún impacto sobre los bonos en dólares que habían arrancado con una tasa alta de 12% anual.

2) Una baja posible del dolar MEP (es como el "contado con liqui" pero en la Bolsa.

3) Un dólar "blue" más alto.

4) Menos presión compradora sobre el contado con liquidación.

Claro que todo esto va mezclado en una vorágine y superposición de anuncios que se comen uno a otro.

Minutos antes de las medidas de Miguel Pesce para intentar sacarle demanda a las reservas líquidas del Central (andan por los US$6.000 millones), Martín Guzmán anunciaba los lineamientos del Presupuesto Nacional para cumplir con la formalidad de darle una guía a los dirigentes y a la población sobre las previsiones 2021 en un marco de cambio brusco de las reglas de juego.

¿Lo habrán planeado así?