Por la crisis económica, hay más chicos con padres sin empleo formal que con trabajos registrados

Economia
Lectura

Por la caída del empleo registrado y el avance de la informalidad y la desocupación, hay más chicos menores de 18 años cuyos padres están sin trabajo o con ocupaciones no

registradas que hijos con padres en empleos formales.

Los datos oficiales marcan que suman 4.282.302 – una cifra récord - los chicos menores de 18 años cuyos padres cobran la AUH (Asignación Universal por Hijo) porque son desocupados o no están registrados en sus trabajos. Mientras son 3.831.572 los chicos de padres que cobran la Asignación familiar por hijo porque son trabajadores o monotributistas formales, desde junio,  con ingresos del Grupo Familiar inferiores a los  $ 155.328 y ningún integrante perciba más de $ 77.664.-

Dos años atrás, la relación era inversa. Sumaban 3.805.847 los chicos con AUH y 4.416.379 los chicos cuyos padres percibían la asignación familiar por hijo. Este cambio se debe a la pérdida de empleos formales, al crecimiento de los trabajos informales, como changas, y al mayor número de desocupados. Y marca un aumento de la pobreza infantil y entre los jóvenes.

Justamente, cobran la AUH los padres que se encuentran desocupados o son monotributistas sociales o se desempeñan en el mercado de trabajo informal o en tareas de servicio doméstico y perciben una remuneración inferior al salario mínimo, vital y móvil.

Así, la informalidad laboral abarca a toda la estructura familiar y golpea el presente y condiciona el futuro de esos chicos y jóvenes que deben desarrollarse en familias con padres sin empleos o con empleos más que precarios, de bajos ingresos, y por debajo de la línea de pobreza.

Los datos de la ANSeS son del mes de febrero – ultimo informe oficial-- por lo que se descuenta que en estos meses. por el impacto de la pandemia y la cuarentena sobre el mundo del trabajo, los chicos de padres con trabajo informales o sin empleo aventajan aún más a los chicos de padres con empleos formales.

En consecuencia, se estima que en el segundo trimestre de este año la pobreza pegó un salto y, según los principales especialistas, como informó Clarín, al menos comprende al 45% de la población urbana (21 millones de personas) y entre los menores de 14 años ronda el 60%.

De los 4,2 millones de chicos cuyos padres cobran la AUH, 2.104.513 son mujeres y 2.177.789 varones. Más de la mitad – 57%- son menores de 8 años. Y más del 60% de los padres tiene menos de 34 años.

La estadística oficial marca que, en los 2 últimos años, aumentaron de 2.136.141 a 2.421.464, cifra también récord los padres que cobran la AUH. Es un 13% más. Y subió de 3.805.847 a 4.282.302 -- un 12,5% más --el número de chicos alcanzados por AUH. En tanto se redujo de 4.416.379 a 3.831.572 –una baja del 13,2%- los chicos de padres que cobraban la asignación familiar por hijo por estar registrados.

De los 3,8 millones de chicos de padres formales 1.872.046 son mujeres y 1.959.526 son varones.

De todas esas cifras se desprende que padres que estaban con trabajos formales pasaron a estar desocupados o con trabajos informales. Justamente la estadística de la ANSeS muestra que la fuerte caída de los chicos con padres con trabajos formales  se concentró entre los trabajadores en relación de dependencia, que en 2 años se redujo de 4.073.225 a 3.405.677 chicos. Por el contrario, aumentó de 343.154 a 425.895 entre los chicos de monotributistas, otro rasgo de precariedad laboral.

Además, mientras los pagos de las asignaciones familiares de los trabajadores formales se sostienen con aportes y contribuciones de trabajadores y empleadores, la AUH se financia con rentas generales porque, por definición, no es “contributivo”.