Existe un consenso generalizado acerca de que, con el acuerdo con los acreedores internacionales,el Gobierno despejó un problema importante. Si el país hubiera seguido en default, la situación financiera de muchas provincias y empresas privadas se habría agravado mucho. Por Carlos Pagni

Cargando...