Miedo, robo de droga y extorsión: qué dicen los testimonios que complican a un fiscal y a policías

Policiales
Lectura

Algunas veces los casos importantes -de gravedad institucional, podría decirse- resultan difíciles de explicar. Muchos nombres, complejas conexiones, personajes que se repiten a lo largo de años. El pasado viernes 24

estalló un caso de este tipo que involucra a un fiscal, sus dos secretarios, una docena de policías y al menos dos abogados en el armado de una banda dedicada a una variada gama de delitos, en su mayoría ligados con el narcotráfico en la zona norte.

La detención de todos ellos, incluida la del fiscal (Claudio Scapolan, al que por ahora amparan los fueros), fueron pedidas por el fiscal Federal de San Isidro Fernando Domínguez y concedidas por la jueza Sandra Arroyo Salgado, que ordenó 35 allanamientos, el más impactante de ellos concretado por la Policía Federal ​en el edificio de los Tribunales de San Isidro.

¿De qué se acusa a todos ellos? Hay un poco de todo: de robar media tonelada de cocaína de un operativo antidrogas llamado Leones Blancos (2013); de extorsionar a narcotraficantes y a sus familias pidiéndoles dinero a cambio de no detenerlos, caso de dos hijas de Claudio "Piturro" Andrada; de saquear las casas de personas que allanaban a veces con motivo y muchas veces sin él; de armar causas en general.

En palabras del fiscal Dominguez, transcriptas de su dictamen: "Este es un caso en el que queda al descubierto una red de ilegalidad que involucra el abuso de poder y la corrupción de funcionarios públicos -vaya paradoja- encargados de hacer cumplir la ley, con altas responsabilidades y amplias facultades de las que se valieron para estructurar un esquema que administró, gestionó y en alguna medida reguló el tráfico de estupefacientes, constituyéndose en un engranaje más en la cadena de tráfico, y en cuyo marco -según se verá-, se han cometido innumerable cantidad de delitos sumamente graves".

El fiscal Claudio Scapolan (izq.), el 8 de junio durante un operativo contra una banda que robaba ruedas en San Isidro.

El fiscal Claudio Scapolan (izq.), el 8 de junio durante un operativo contra una banda que robaba ruedas en San Isidro.

UN FISCAL EN OFF SIDE. "La investigación de los hechos ilícitos que motivaron la nulidad de todo lo actuado no debe soslayar la conducta irregular del titular de la UFIJ N°12 del Departamento Judicial de San Isidro, Dr. Claudio Scapolan. Ello así, pues en primer lugar su intervención en la presente investigación carece de justificación alguna si se tiene en consideración que la supuesta "denuncia" versaba sobre el transporte de estupefacientes, delito de exclusiva competencia federal". (Fallo del Tribunal Oral federal 5 en el caso Leones Blancos).

EL RULO Y OTRAS PREBENDAS: "En los allanamientos que eran investigaciones de Caviglia, parte del material estupefaciente que no quedaba secuestrado, se lo daban a X ( nombre del informante) para que éste lo venda y así hagan plata. Otra de las cosas que se hacían era de ir a un allanamiento de urgencia y hacer un rulo, es decir, unir a un vendedor de otra jurisdicción con tareas falsas o seguimientos truchos, cuya finalidad es vincular a personas que estaban mejor económicamente. Una vez que se allanaba se negociaba la entrega de dinero a cambio de la libertad". (Testimonio de policía bonaerense arrepentido).

LA REPARTIJA. "Si se allanaba y no se encontraba droga se pedía plata para no seguir investigando al tipo, es decir se le cobraba para dejarlo tranquilo. O en otro caso, se le vende humo a los familiares para sacarle plata, es decir si no había seguimientos o tareas que lo vincularan, se le hacía pensar a los familiares que iban a quedar detenidos para sacarle plata. Se repartía 40% para el Director quien repartía para su segundo, para el de judiciales y el jefe de operaciones. El 60% restante quedaba para repartirse entre el grupo operativo que trabajó y si el grupo había laburado con X se hacía cargo de pagarle también a él. La plata, va destinada al superintendente de Narcotráfico y de ahí al Jefe de policía". (Testimonio de policía bonaerense arrepentido).

Allanamientos en San Isidro por una causa que involucra al fiscal Claudio Scapolan y a varios policías bonaerenses.

Allanamientos en San Isidro por una causa que involucra al fiscal Claudio Scapolan y a varios policías bonaerenses.

CÓMO ROBAR MEDIA TONELADA DE COCAÍNA. "El fiscal me dijo que me fijara bien si no había cámaras en la zona que pudieran ver los movimientos y que bajara la cocaína que se iba a secuestrar y que la otra la pusiera en la camioneta. Eso me lo dijo el fiscal. Se iba a separar la droga, la mitad iba a ir al piso para el secuestro, la otra mitad me dijo que la cargáramos en la camioneta en la Chevrolet S10. Era la mitad, eran unos bolsos azules con manijas negras, eran bolsos de unos 20 kilos. Pusimos entre 26 y 28 bolsos en la camioneta S10, en la caja y adentro de los asientos. (Ex policía y falso testigo en la causa Leones Blancos que declaró como arrepentido).

LO QUE SABÍA EL FISCAL SCAPOLAN. "El fiscal estaba al tanto de todo, que yo iba a figurar como testigo porque vino a hablarme directamente a mí, me dijo: 'Fijate cómo va a declarar el otro testigo, mirá lo de las cámaras', y fue él que dijo que distribuyéramos la droga entre el piso y la Chevrolet. Después me mandan a llevar la camioneta Chevrolet cargada con la droga a un local de la calle Urquiza y Carlos Pellegrini, al 1100 de Urquiza (arriba era un pelotero y abajo era un local grande). Bajamos la droga y la subimos a la planta alta y ahí entramos en una especie de oficina, entramos al baño, se sacó un mueble que había tipo toallero y se guardó la droga ahí, era como un hueco de doble pared que daba a una habitación pegada al baño". (Ex policia, falso testigo en Leones Blancos)

MATAR AL TESTIGO."Baeta (policía de Leones Blancos) volvió muy enojado porque 'Se' (otro testigo falso) le reclamaba un dinero y me dijo: 'A este ortiva hay que matarlo porque nos va a mandar en cana a todos. Yo de igual modo ya saqué toda la droga del local'. Yo le dije que eran problemas que tenía que resolver él, se enoja conmigo también y me amenaza porque yo no accedía matar a 'Se'. Me vuelvo a Buenos Aires con él disgustado conmigo y en varias oportunidades vino René Guzmán (otro policía) a amenazarme de muerte mandado por Baeta". (Ex policía, falso testigo en Leones Blancos)

De los 24 pedidos de detención, se concretaron 12.

De los 24 pedidos de detención, se concretaron 12.

TRABAJO EN EQUIPO. "Yo sé que la plata de lo que vendían se la repartían entre todos, no sé positivamente si el fiscal recibió porque no vi el momento en que le darían, pero eran todos parte del mismo 'equipo', trabajaban en conjunto la Policía con el fiscal y en el procedimiento del que yo participé era obvio que el fiscal fue parte de todo eso. A mí me pagaban el colegio de los chicos y algo de dinero para vivir, me habilitaban vehículos para que yo me moviera, me daban combustible y esas cosas". (Declaración de un informante policial en caracter de arrepentido).

COCAÍNA DE LA BUENA. "Yo no lo puedo certificar, pero por lo que hablaban, sería de unos hermanos Losa, Edwin es uno (alias 'El Nene'), hablaban mucho de él. Le querían robar porque el tipo manejaba dólares y euros en cantidad porque estaba mandando droga a Europa. En una oportunidad lo estuvimos esperando en General Paz y le sacaron fotos cuando el tipo recibía un bolso con dinero. Por lo que comentaron ese día le robaron la plata Baeta y otros policías que estaban ahí, nunca los detuvieron. En el procedimiento de Leones Blancos, dejaron ir a Losa en el Corsa Gris, no lo detuvieron". (Declaración del informante arrepentido en relación al origen de la droga de Leones Blancos).

HASTA LA BICICLETA DEL NENE. "Creo que había una camioneta pero de civil, o un auto grande. Esto, porque de alguna forma se tendrían que haber llevado todas las cosas que sacaron de la casa: una televisión, botellas de cerveza y gaseosas de mi actividad de reparto, ropa, una bicicleta del nene, herramientas, comida, vajilla, una lámpara grande de parque, y muchas cosas más". (Testimonio de una víctima de un operativo armado).

SAQUEO 2. “Mi hija me comentó que le faltaron 300 dólares. La desvalijaron. Le robaron bicicletas, la máquina de cortar pasto, macetas y seguramente algún electrodoméstico. No quedó nada. Inclusive me robaron una máquina de plomería que yo tenía". (Declaración del padre de una mujer, víctima de uno de los operativos investigados).

"Leones Blancos": cocaína en una camioneta que salió de una quinta en La Reja.

"Leones Blancos": cocaína en una camioneta que salió de una quinta en La Reja.

AMENAZAS. "En un momento viene el de chomba rayada y se sienta. Se cruza de brazos y me dice si tenía plata. Nada más. Yo le dije que el único dinero que tenía era 300 o 400 pesos y ahorrados 300 dólares guardados en la cuna de mi nene. Le dije que tenía eso. Luego se fue pero antes me dijo: 'vos, cuando te llamen a declarar, vas a decir que todo (la droga) era de tu papá y que no me entere que denuncias que te faltó algo porque te vengo a buscar y te voy a llevar de los pelos'”. (Testimonio de una victima de allanamiento).

PARA LA BIRRA. "De la quinta se llevaron cajones de cervezas y una máquina para aspirar hojas. No recuerdo si algo más. Eso se lo quedaba el grupo operativo y estaba presente el Director". (Testimonio de policía que declaró como arrepentido).

EXTORSIÓN. "Me dicen que tenían una orden de allanamiento, que buscaban drogas y armas, y que la orden estaba a nombre de mi señora. Me dijeron que querían 100 mil pesos para darle la libertad porque si no se la iban a llevar detenida a ella. Era prepotente, me quería asustar. Me decía que le iban a poner algo y la iban a llevar detenida sino le daba el dinero. Entonces le dije si me daba un tiempo para ver si conseguía la plata, y ahí me dijo que me daba media hora". (Declaración de un testigo de operativo armado).

MIEDO: “Fue una audiencia muy complicada, en la que todo el tiempo nos intentaban presionar, tanto a mi cliente como a mí, en reiteradas ocasiones le tuve que decir a mi cliente que no tenga miedo, porque Scapolan le decía que lo piense bien. Era una actitud muy amenazante de Scapolan y desprecio y menosprecio hacia mí…También recuerdo, que una vez liberado mi cliente, una vez me llamó por teléfono y me comentó que una persona le manifestó que le iban a hacer otra causa y que tenga cuidado". (Abogado de un testigo qu intento rectificar su declaración hecha bajo amenazas).

MIEDO II. “Yo al día de hoy que tengo miedo y angustia por lo que sucedió ese día. Los amigos de Jorge, la gente del barrio, me decían que si yo me presentaba con plata en la fiscalía de Boulogne seguro que lo liberaban a Jorge. Como que era una situación muy común. Yo no me quería enroscar con eso, pero a la vez tenía terror con lo que le podían hacer a él. Jorge hizo un montón de denuncias sobre lo que hicieron en mi casa pero no avanzó absolutamente nada. A mí me arruinaron la vida con todo esto. Es como que se detuvo el tiempo a partir de ese día. (Testimonio de víctima de extorsión policial).

MIEDO IV.  “Vengo a decir que a pesar de que tengo cierto temor de que me maten a mi o a mi familia, porque sé muy bien que los narcos tienen vinculación directa con los policías, por el momento no quiero tener nadie de custodia por la incomodidad que me genera tener alguien desconocido en la puerta de mi casa. Incluso tengo desconfianza de que alguien que me venga a custodiar esté relacionado con algunos de estos policías investigados. (Declaración de testigo que pidió reserva de identidad).

Tan clara como la introducción que hizo en su dictamen el fiscal Fernando Domínguez a la hora de pedir los allanamientos y las detenciones, fueron los jueces del Tribunal Oral en lo Federal N° 5 de San Martín cuando les tocó anular dos de las causas instruidas por Scapolan y ejecutadas por los policías hoy detenidos o prófugos.

Cita textual: "Bajo una fachada de prevención y persecución del delito, la mentada asociación ilícita utilizaba los recursos del Estado para perseguir a narcotraficantes ajenos a su propio emprendimiento criminal para finalmente detenerlos -eliminando así la competencia- y obtener de ellos material estupefaciente que luego devolvían al mercado marginal. Las numerosas circunstancias coincidentes entre los hechos objeto de aquellas investigaciones y los de la de autos me permitieron presumir fundadamente que el accionar policial y judicial durante la instrucción se llevó a cabo con la misma finalidad ilícita y bajo el mismo modus operandi".

GL