Las historias de amor –las dulces, las tóxicas, las penosas– no dejan de conmovernos. De adolescentes hacemos promesas incumplibles, de grandes ya (casi) no pero en un lugar recóndito nos queda

Cargando...