Coronavirus en Argentina: cómo fue la cadena de contagios que terminó con varios infectados en un babyshower clandestino

Sociedad
Lectura

El sábado comenzó a sentir algunas molestias y aun con síntomas leves, como continúa en estas horas, el test de coronavirus le dio positivo. Desde entonces el efecto en su familia

fue el de las piezas de un dominó: se contagiaron su mamá, de 70 años, y sus tres hijos, de 22, 24 y 25 años. En medio, algunos fueron a un baby shower al que por lo menos fueron invitadas 30 personas y esa reunión, temen aquí, puede convertirse en un foco de contagios en una comunidad que no tenía casos.

La mujer tiene 49 años, es personal doméstico los domingos en un geriátrico, en su casa vende alcohol en gel y barbijos y "es el caso índice" para los infectólogos de Necochea. Ella no fue al baby shower, pero se encargó de confeccionar los souvenirs. Entonces, ¿dónde se contagió?

Es lo que intentan determinar los especialistas consultados por Clarín en esta localidad del sudeste bonaerense. Entienden, en base a la red de nexos que pudieron ir tejiendo, que puede haber contraído el virus de un amigo de la familia que había llegado de Buenos Aires, donde se había sometido a un tratamiento médico en un sanatorio. El resultado del hisopado al que se sometió ese hombre aún no se conoce.  

"Que sea positivo, nos estaría revelando que fue el caso cero, y que la familia de esta mujer se infectó en su casa, en ese contacto. Con ella viven la madre y dos de sus tres hijos. Ellos, luego, podrían haber llevado el virus a esa reunión", dijo una fuente sanitaria.

La peor hipótesis, de la que nadie por ahora se atreve hablar aquí, es que ese potencial caso cero de negativo y entonces haya que analizar si en la localidad no hay trasmisión comunitaria. 

En Necochea habían dado de alta a último paciente con Covid-19 el 23 de abril. Justo el sábado pasado, cuando se cumplía un mes sin casos positivos, en una pequeña casa del barrio 9 de Julio, en la periferia del balneario, hubo una reunión a la que asistieron por lo menos 30 personas. Un baby shower clandestino.

El número exacto de asistentes se desconoce porque no todos los que estuvieron allí esa tarde, agasajando a una embarazada, fueron localizados: sólo se presentó voluntariamente la mitad de ellos. Todos fueron hisopados y se aguardan los resultados de parte del Instituto Nacional de Epidemiología (INE), de Mar del Plata. 

Por eso ayer en la tarde, la secretaria de salud de la municipalidad, Ruth Kalle, pidió a los vecinos que sean "fieles" en la información que suministran al sistema público. 

En esa red, en la búsqueda de casos, se hisoparon a los internos del geriátrico donde trabaja "el caso índice"; quienes confesaron haber estado en el baby shower y a algunos de sus contactos. Después del primer caso, se enviaron al INE 20 hisopados, de los cuales se conoció el resultado de 11. De esos 11, 6 dieron positivo y 5,negativo.

Entre ellos está el sexto caso de covid positivo de Necochea. Se trata de una mujer de 48 años, personal de salud en un centro de discapacitados donde, también, trabaja una mujer allegada a la familia del "caso índice". De todos modos, los especialistas creen aquí que la mujer se habría contagiado en Bariloche, de donde llegó recientemente, y donde tuvo contacto con extranjeros. Todos los contagiados, dijo Kalle, están en sus casas y con síntomas leves.

Otros 40 hisopados envió la municipalidad al instituto epidemiológico marplatense ayer, es decir que el total esperan el resultado de 59 testeos. Kalle contó que en estas horas en el distrito hay 80 personas que permanecen aisladas.  

"Sabíamos que esto podía pasar y lo dijimos en el comité de emergencia hace una semana", dijo el intendente Arturo Rojas, que también observó cómo los necochenses fueron relajándose. Había pasado más de un mes sin casos, muchas actividades comerciales habían sido autorizadas (siempre bajo estrictos controles sanitarios), y algunas recreativas, como las náuticas. El fin de semana había vuelto el surf a las playas del "suave declive", como las llaman aquí.

Pero ahora deberán ajustarse el barbijo. Dijo Rojas a este diario que no dará marcha atrás, no habrá retroceso en las fases "porque hay variables" pero tomará medidas para ajustar los controles: prevé cerrar los dos accesos por las rutas 88 y 86, de noche, en un horario a establecer; no podrá ingresar a la localidad nadie que no esté debidamente autorizad, no enviará nuevos protocolos a la Provincia (los gastronómicos deberán esperar) y elevará un proyecto para multar a quienes no usen tapaboca.

Necochea. Enviado especial