Coronavirus en Argentina: declaran zona de desastre a Bariloche y dan por perdida la temporada turística

Sociedad
Lectura

La Legislatura de Río Negro declaró "Zona Desastre Económico y Social" a Bariloche y a toda el área de la Cordillera.

La declaración aprobada este martes por unanimidad será

La Legislatura de Río Negro declaró "Zona Desastre Económico y Social" a Bariloche y a toda el área de la Cordillera.

La declaración aprobada este martes por unanimidad será

por un lapso de 180 días que abarcan toda la temporada de invierno.

La urgente medida evidencia a la claras que para la provincia, gobernada por Arabela Carreras, ya se da por perdida la época del año que mayores ingresos le trae a la región entre julio y septiembre.

La decisión es también una señal de la mandataria hacia Nación y el presidente Alberto Fernández con el propósito de que se habiliten fondos en el corto plazo.

"La iniciativa, en su parte resolutiva, establece facultar al gobierno de Río Negro para conceder los beneficios tributarios, totales o parciales a los contribuyentes” y al mismo tiempo plantea que “una vez declarado el estado de desastre Económico y Social, el Poder Ejecutivo Provincial deberá solicitar al organismo nacional competente la adopción de igual decisión en el orden Nacional”, indica el comunicado de la Legislatura provincial.

Los empresarios consultados por Clarín ​esperan que la declaración implique la inyección de dinero que les permitan pagar salarios y gastos básicos. Sobrevivir al invierno y recaudar durante el próximo verano, es nuevo emblema del empresariado barilochense.

"(Unas) 45.000 personas, con trabajos registrados o informales (vinculados al turismo) han visto caer sus ingresos drásticamente, llegando a ser nulos en una alta proporción”, indica uno de los fundamentos de la medida.

El aislamiento y la pandemia impiden la llegada del turismo que el año pasado derramó más de 6000 millones de pesos en el invierno.

“En relación a que los meses de julio, agosto y septiembre constituyen la temporada alta de mayor importancia en la Región Cordillera, tanto por el nivel de ocupación como por el gasto promedio del turista invernal -que es superior al de cualquier otra época del año- y que no hay fecha cierta de finalización de esta situación”, justifica la resolución.

“Las personas humanas y jurídicas que dependen del turismo no podrán hacer frente a sus obligaciones si no se toman medidas rápidas y concretas para evitar el colapso de gran cantidad de ellas y la consecuente pérdida de las fuentes de trabajo”, agrega.

Las calles vacías de Bariloche. (Morena Andrade)

Las calles vacías de Bariloche. (Morena Andrade)

Se estima que las pérdidas que dejará la pandemia en Bariloche superan los 10.000 millones de pesos. El turismo representa cerca del 50 % del PBI de Bariloche, subrayan a este diario empresarios locales.

El año pasado Bariloche alcanzó los 41 vuelos diarios y un 90% de ocupación hotelera, contra un enorme cero que, todo indica, dejará la actual temporada.

Solo entre julio y septiembre de 2019 se registraron casi 300 mil turistas en la localidad. Para este año se esperaba un número superior que incluía unos 60 mil brasileros y otros 10 mil chilenos.

"La situación es difícil y vemos en Nación una salida a la crisis. Todavía queda analizar qué fondos implica la declaración de Zona de Desastre", le dice a Clarín Néstor Denota, presidente de la Cámara de Turismo de Río Negro.

Bariloche tiene unos 140 mil habitantes. Más de 40 mil viven en el sector Alto dónde se concentran los barrios más humildes. Un importante porcentaje de ellos trabaja directa o circunstancialmente en turismo. Mucamas, personal de mantenimiento, carpinteros, integran una masa poblacional que recibe buena parte de sus ingresos de la actividad.

El cerro Catedral está cargado de nieve. Pero este año no habrá visitantes.

El cerro Catedral está cargado de nieve. Pero este año no habrá visitantes.

En algunos empresarios hay preocupación por las consecuencias que podría traer está falta prolongada de dinero. Todavía se recuerda aquí que en 2012 hubo saqueos en supermercados en el Alto de la ciudad.

El intendente, Gustavo Gennuso, elaboró un programa de asistencia que consiste en la distribución de leña y alimentos para ayudar a los vecinos y contener los ánimos.

"Nos están trayendo comida y leña para calefaccionarnos. La cosa está mala pero la gente sabe cómo arreglarse y se las rebusca", le dice a Clarín, Juliana, una vecina del barrio Frutillar ubicado a 7 kilómetros del centro.

"La situación es crítica. Desde el municipio se hace un gran esfuerzo para poder llegar a la mayor cantidad de gente posible", reconoce Gastón Burlón, secretario de Turismo del municipio de Bariloche.

Con 55 casos activos Bariloche pasó a una nueva fase de distanciamiento social. Desde mañana estarán permitidas las actividades individuales al aire libre y a partir del 7 de julio comenzarán a reabrir los restaurantes aunque bajo un estricto protocolo sanitario.

"No hay condiciones para traer turistas en la actualidad", reconoció Gennuso al tiempo que anunciaba la flexibilización de la cuarentena.