En plena pandemia de coronavirus, 380.000 platenses se quedan sin cobertura médica por un conflicto con IOMA

Sociedad
Lectura

La Agremiación Médica Platense (AMP) y el IOMA no lograron cerrar un acuerdo para la firma de un nuevo convenio y a partir de este miércoles, casi 380 mil afiliados

a esa obra social que viven en la capital bonarense se quedarán sin cobertura médica.

El 15 de septiembre se vencía el plazo de dos meses que los profesionales y las autoridades del instituto establecieron como "tregua" para alcanzar un acuerdo para la administración de las prestaciones. La negociación, que tenía como mediador a la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, se trabó por algunos requerimientos fijados por los médicos y entonces la entidad que los agrupa decidió suspender el servicio.

"Dado que no se ha llegado a un acuerdo para la firma de un nuevo convenio prestacional con el IOMA, se informa que a partir de las 0 horas del miércoles 16 de septiembre de 2020, los afiliados al Instituto serán atendidos y considerados como particulares", informó la entidad en un comunicado.

El conflicto entre la principal prestadora de salud bonaerense -que tiene más de dos millones de afiliados entre los empleados públicos, médicos y policías de la Provincia- y la asociación comenzó a mediados de junio, en plena pandemia de coronavirus.

En La Plata se mantiene el conflicto entre los médicos y IOMA, y 380.000 personas se quedan este jueves sin cobertura médica.

En La Plata se mantiene el conflicto entre los médicos y IOMA, y 380.000 personas se quedan este jueves sin cobertura médica.

Entonces, el presidente de IOMA, Homero Giles, presentó una denuncia por presunto fraude contra el organismo estatal. Era por la liquidación de prestaciones que nunca habían recibido los supuestos beneficiarios. Involucraba a ocho especialistas de La Plata. La presentación de los formularios ante la entidad y los trámites de cobro son responsabilidad de la AMP. Para eso, la representación de los galenos platenses percibe un porcentaje del total de dinero que factura a la obra social. Es del 1% y representa entre 8 y 10 millones de pesos mensuales.

Ese mecanismo de funcionamiento entre IOMA y la AMP se puso bajo la lupa. Y dos semanas después de la presentación judicial -que aun no tuvo una resolución y presentó pocos avances- el gremio comenzó a plantear otros reclamos por pagos adeudados, atraso en los valores de las prácticas y otras situaciones que perjudicaban a sus asociados.

La escalada terminó con la rescisión unilateral del acuerdo, que dispuso el presidente de IOMA. Y en una medida que dejó sin cobertura durante una semana a los beneficiarios residentes en La Plata.

En plena controversia, el Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino, propuso una mediación y se fijó un plazo de 60 días para estudiar un nuevo vínculo entre las partes. Esta semana, el funcionario presentó un informe sobre los avances alcanzados y sugirió continuar con el diálogo.

Uno de los puntos de controversia es el pedido de la AMP de incorporar nuevas prácticas al nomenclador (el listado de acciones que cubre la obra social). IOMA aceptó 30 no incorporadas hasta ahora, mediante un procedimiento de excepción abreviado con autorización previa online. Pero -según dijeron fuentes de la obra social- la AMP exige un nomenclador mucho más amplio. "Pedimos armar una mesa de trabajo para evaluar en 60 días la posibilidad de incorporar más prácticas". Pero antes, decidieron cerrar las negociaciones.

El mediador también pidió a la AMP que no realice maniobras que imposibiliten a profesionales colegiados a trabajar directamente con el IOMA sin la intermediación de esa Agremiación. "Pretenden tener un convenio que le garantice el monopolio. Eso no lo puedo firmar", fue la explicación de Giles a ese pedido.

Los médicos consideran que IOMA pretende quitar el derecho a la "libre elección" que rige en la atención con los pacientes. Acusan a las autoridades de la obra social de intentar "pamizar" las prestaciones. Pero en las cláusulas del nuevo convenio intentan incluir la prohibición de firmar acuerdo con otras asociaciones, según advirtió el reporte de la Defensoría. Otro ítem que pretenden garantizar los médicos es la regularidad en los pagos. Denuncian que hay retrasos de hasta seis meses.

SC