Cuarentena: crecieron los accidentes domésticos en chicos menores de 5 años

Salud
Lectura

La cuarentena supone un desafío mental para cualquier persona. Para los padres la presión es mayor, puesto que tienen que combinar en muchos casos el teletrabajo con la supervisión de sus hijos, que en esas edades debe ser constante. Esto hizo que las consultas a las guardias por accidentes domésticos en menores de cinco años se incrementaran de forma sustancial durante el aislamiento.

Los chicos pasan todo el día encerrados, a excepción del acompañamiento de sus padres a hacer las compras y las salidas recreativas. Estar todo el día en casa los hace ser más propensos a sufrir lesiones por su inquietud natural y también porque muchos de los hogares no están preparados con todos los elementos de seguridad adecuados.

"La gran energía y la curiosidad que tienen es lo que los hace más propensos a los accidentes. Lo más adecuado es tener un sector de la casa que esté más protegido y delimitado, considerado terreno seguro en el que el chico pueda circular tranquilo y los papás más relajados", consideró, en diálogo con PERFIL, la jefa de la división de Áreas Críticas del Departamento de Pediatría del Hospital de Clínicas, Mariela Ghiggi (MN: 90166).

 accidentes domésticos 20200731
La mitad de los accidentes que sufren los chicos en su vida ocurren dentro de su propia casa

La saturación actual el sistema de salud dificulta conocer, por el momento, los números exactos por parte de las instituciones ni la Sociedad Argentina de Emergencia. No obstante, los profesionales en pediatría advirtieron un aumento de las consultas por accidentes domésticos en menores de cinco años desde el inicio de la cuarentena.

Los cuatro accidentes domésticos más frecuentes fueron golpes en la cabeza (traumatismos de cráneo), quemaduras (por derramamiento de agua hirviendo e infusiones), atragantamientos e intoxicaciones (por medicamentos o por dióxido de carbono), según fuentes del Hospital de Clínicas José de San Martín.

Cómo actuar ante estos accidentes domésticos

Ghiggi, autora del libro digital Manual de primeros auxilios infantiles, explicó: "La mayoría de las lesiones ocurridas por accidentes serían evitables si tomáramos algunas simples medidas de forma sistemática. Debemos tener en cuenta que la exploración constituye una acción imprescindible para el desarrollo madurativo de todo niño. Para explorar, los niños recurren fundamentalmente a dos sentidos: el gusto y el tacto".

La especialista enumeró qué hacer en caso de que se produzcan alguno de estos cuatro accidentes domésticos:

  • Golpe en la cabeza: en el caso de que no haya pérdida de conocimiento hay que estar pendiente en las seis horas posteriores si aparece algún síntoma, como vómitos, somnolencia, visión borrosa, dificultad para caminar, hablar o mantener el equilibrio, pérdida de apetito, y el chico tiene que recordar qué pasó. Si el menor perdió el conocimiento hay que llamar al servicio de emergencia e inmovilizar al chico.
  • Quemadura: hay que poner agua fría (no de la heladera o helada) o un gel frío en un paño y cubrir la zona. Se debe acudir a una guardia siempre cuando se produce en la cara, manos, pies o genitales; el tamaño es superior a la palma de la mano del niño o la quemadura se haya producido por la electricidad.
  • Atragantamiento: cuando la tos es efectiva no hay que llevar a cabo ninguna acción, porque es un mecanismo de defensa propio del organismo que permite que se desplace el cuerpo extraño. Si no resulta, hay que proceder a ayudar al chico. En menores de cinco años la maniobra de Heimlich no es recomendada. Lo que hay que hacer es ponerlo boca abajo encima de los muslos, con la cabeza un poco más abajo del resto del cuerpo y dar palmas en la espalda en la altura de los omóplatos. Si no se logra expulsar, se lo da vuelta y se le llevan a cabo comprensiones en el pecho.
  • Intoxicación: en el caso de que el chico ingiera algún medicamento hay que llamar a un servicio de toxicología. Es importante mantener la calma y tener al alcance toda la información para la operadora con respecto a qué tomó (tener el fármaco en la mano), la cantidad estimada que consumió y el peso del menor. Si es por inhalación, sacar al niño de la zona tóxica y comprobar si respira y está consciente. Luego, llamar al servicio de emergencia.

BDN/FF

Cargando...