Rejuvenecimiento vaginal: mucho más que estética

Salud
Lectura

belleza. Este tratamiento, además, revierte la incontinencia urinaria de bajo grado, disminuye el riesgo de infecciones vaginales y aumenta la lubricación.

Brenda Mansilla, Responsable del Departamento de Investigación de Body Health, habla sobre Enygma*: el tratamiento íntimo con múltiples beneficios para todas.

¿A qué se conoce como rejuvenecimiento vaginal?

Es una práctica capaz de devolver la estructura, lubricación, sensibilidad y estrechez normal de las paredes vaginales y la vulva.

-¿Cuáles son los beneficios que este tratamiento brinda, más allá de lo estético?

-Una de sus cualidades más importantes es la de revertir la incontinencia urinaria de esfuerzo de bajo grado, es decir, la pérdida de orina que ocurre al toser, reírse, estornudar o saltar.

A su vez, mejora los síntomas genitourinarios frecuentes en menopausia: adelgazamiento, sequedad e inflamación de las paredes vaginales por la disminución de estrógenos.

Por otro lado, aumenta la lubricación, brinda mayor sensibilidad en vulva y disminuye la dispareunia (dolor durante el coito).

Otro de sus beneficios a recalcar es que disminuye el riesgo de infecciones vaginales, ya que promueve que los labios vulvares mayores se junten y produce la retracción de los labios menores, permitiendo que queden protegidos entre los labios mayores.

-¿Cuántas sesiones se recomiendan para ver resultados? ¿Precisa consultas de mantenimiento?

Lo beneficioso de este tratamiento es que se observan resultados desde la primera sesión; en líneas generales, se estima realizar un total de 4 a 6 sesiones, una vez al mes.

Finalizado el tratamiento se recomienda una mantención de 1 visita al año

¿Está destinado a algún rango de edad determinado o cualquier mujer puede acceder a él?

-La paciente debe ser mayor de 18 años, pero no hay límite de edad: hay mujeres de 85 años que se realizan el tratamiento.

¿Tiene algún tipo de contraindicación?

No pueden realizarse este tratamiento aquellas mujeres que están embarazadas, tengan cáncer, y aquellas cuyos resultados del papanicolau y colposcopía no sean anormales. Tampoco las menores de 18 años y quienes tengan colagenopatías e infecciones vulvovaginales. Y quienes tengan marcapasos, desfibriladores y cardioversores también deben abstenerse.

-¿Cuáles son las consultas más frecuentes que reciben sobre este tema y por qué?

dudas más frecuentes que se reciben son, en primer lugar, si las que tengan el DIU pueden afrontar las sesiones y la respuesta es que sí; por otro lado, quieren saber si es doloroso el tratamiento, hecho que no es cierto ya que la paciente solo siente calor en la zona y no se necesita anestesia, como se suele pensar.

Muchas también preguntan si se puede tener relaciones sexuales después del tratamiento (podrán hacerlo, pasadas las 24 horas) y otras quieren saber si siendo menopáusicas pueden acceder a él y es afirmativo.

-¿Es un tratamiento ideal para las mujeres que acaban de parir? ¿Cuáles son sus cualidades?

Puede reealizarse 40 días postparto y una vez que haya cicatrizado la cesárea. Tiene la ventaja que puede realizarse durante la lactancia y ayuda a los tejidos vulvovaginales a volver a su estado normal.

*Para más información; www.bodyhealth.com.ar/terapias/enygma

Cargando...