Creía yo que tras el estado de alarma (me) volverían a abrir el bar de la esquina. Pero no. La pandemia se lo llevó por delante y ahí está, triste y desolado
Cargando...